Illescas_POS_RGB

618178745

Vestidos de niña para la Primera Comunión

Vestido de comunión con lazo en rosa

La primera comunión es un día muy especial para los niños. Es un hito en sus vidas que recordarán siempre. Pero las comuniones tienen detrás mucha organización: elegir el día, la iglesia, el restaurante, el traje de comunión, etc. Para ayudaros con esta organización, hoy vamos a hablar sobre uno de estos puntos: el traje de comunión. Para eso, hemos hablado con Quémono, una marca especializada en ropa de ceremonia de niños, que nos va a guiar en la elección del vestido de comunión de este año 2021.

Elegir el vestido de comunión

Los últimos años los vestidos de comunión de niña están siguiendo una tendencia de estilo sencillo y moderno. La ventaja, es que los vestidos menos recargados permiten ganar presencia a los complementos. Como ejemplo, os mostramos dos vestidos de comunión de este estilo. El primero es un vestido de comunión sencillo con volantes en las mangas y en el bajo de la falda, que se ha rematado con un fajín liso y una diadema a juego para darle color al conjunto.

El segundo vestido tiene las mangas tipo farol y una sobrefalda de tul que hace tan característico a este vestido. De nuevo, el color se gana con el fajín, que esta vez tiene unos tres volantitos a modo de adorno.  Como hemos visto, aunque el vestido de comunión sea el protagonista del conjunto, los complementos también juegan un papel importante. Vamos a ver los dos principales complementos para un vestido de comunión: el cancán y el fajín.

El cancán de comunión

El cancán de comunión muchas veces se pasa por alto porque tenemos la sensación de que no se ve. Sin embargo, este complemento es muy importante tanto para el look de comunión como para la comodidad de la niña. El cancán de comunión consigue darle al vestido un vuelo extra que hace que la caída de la falda sea más natural. En los vestidos que hemos visto antes se puede apreciar este vuelo extra que crea el cancán debajo de la falda. Gracias a este vuelo, la niña tendrá más espacio entre el vestido y las piernas, por lo que le será más fácil andar. Ten en cuenta, que muchas veces a estas edades las niñas no están acostumbradas a llevar faldas tan largas y pueden llegar a entorpecerles. Además, en la comunión querrán jugar con otros niños, por lo que disfrutarán más si no tienen que preocuparse de tropezarse con la falda.

El fajín

El fajín es un complemento muy importante para el conjunto de comunión. Es una cinta larga que se ata a la espalda, creando un gran lazo detrás del vestido de comunión.  Lo recomendable es que elijas un fajín a juego con otro complemento, como una diadema, un tocado, una capa, etc. Si buscas amainar la presencia del fajín, puedes elegir colores más sutiles como el marfil o el crema. Si prefieres darle mayor presencia, elige colores más vivos, como el rosa, el verde, o el azul. Lo más común es que el fajín sea ancho, aunque también puedes optar por fajines más estrechos que pasarán más desapercibidos. Por otro lado, puedes jugar con el tejido del fajín para darle un aspecto u otro. En función de lo que te guste más, puedes elegir un tejido que le dé al fajín más cuerpo, como el lino, o elegir un tejido como el tul con el que quedará un fajín con menos forma.

Si quieres ver más modelos de vestidos de comunión o quieres ver como vestir a los niños… click aquí.

Si ya tienes la fecha y quieres conocer la disponibilidad en La Quinta de Illescas y tener más información para la celebración de la comunión, pide información aquí.