Illescas_POS_RGB

618178745

«LO BUENO SE HACE ESPERAR…»

Hoy queremos felicitar y dar la enhorabuena a una pareja que cumple 2 años en una fecha muy especial.

22.2.22

La boda de Belén y Javi se celebró el 22 de febrero de 2020 en la finca de Las Lunas de La Quinta de Illescas. Nada hacía pensar que sería una de las últimas bodas antes del confinamiento de España por el Covid-19. 

Inicialmente habían pensado reservar para el mes de marzo, pero por falta de disponibilidad, decidieron adelantar al mes de febrero… todo un acierto!

El día amaneció precioso: luminoso y soleado, y durante la ceremonia, la luz era perfecta para las fotografías.

La boda estuvo llena de detalles y momentos muy especiales con sus invitados, tanto al finalizar la cena como durante la fiesta.

Les hicimos 10 preguntas rápidas y aquí tenemos sus respuestas:

    1. ¿Qué es lo que más recordáis? La atención del personal
    2. ¿Qué os dicen vuestros invitados? Encantados, sobre todo los que tenían alguna intolerancia alimenticia
    3. ¿Qué tal el viaje de novios? Muy bien: Kenia y Maldivas
    4. ¿Cuándo volvisteis? El fin de semana antes que se decretara el estado de alarma, nos encontramos todo a la vuelta.
    5. ¿Qué transmitiríais a otras parejas que ahora no pueden celebrar su boda? Que lo bueno se hace esperar…
    6. Si fuera ahora vuestro caso… ¿cuándo lo celebraríais? El 22 de febrero
    7. ¿Pasasteis frío? ¿calor? Para nada, hizo un día espectacular
    8. ¿Vinieron todos vuestros invitados? Sí, nadie falló por ser invierno
    9. ¿Alguna anécdota divertida? Muchas, no podría quedarme con una en concreto.
    10. ¿Qué recomendaríais a otras parejas? Que disfruten y se dejen llevar

Además, Belén y Javier, tuvieron el precioso detalle de describirnos su día en este emotivo e-mail que a continuación os transcribimos. Millones de gracias por confiar en el equipo de La Quinta de Illescas.

Buenas tardes equipazo!!
En primer lugar sentimos escribir tan tarde así que vamos a intentar recapitular y no olvidarnos nada de nuestro paso por La Quinta de Illescas (de ante mano pedimos disculpas por la parrafada).
Conocimos vuestra finca por haber acudido en abril de 2019 a la boda de unos amigos, quedamos encantados con el coctel y la cena y aunque todavía no estaba en nuestros planes casarnos, cuando eso ocurrió, rápidamente supimos a dónde acudir. Nosotros por el número de invitados que teníamos vimos dos fincas (Lunas y Flores). Víctor estuvo muy atento con nosotros el día que os visitamos por primera vez como potenciales clientes y queremos agradecer que estuviera presente un ratito el día de la boda, porque fue quién nos convenció del todo. El trato con nosotros fue muy cercano y agradable!
Finalmente pudimos reservar el 22/02/2020, aunque no quedaban demasiadas fechas disponibles para este año. He de decir que hasta que no vimos la fecha en números escrita no nos dimos cuenta de lo «graciosa» que quedaba… y qué gran día elegimos viendo lo visto!! Hicimos la degustación del menú y ya en la oficina con Eloísa hicimos la reserva en firme, aunque Julia y Marci nos han ido haciendo seguimiento de cerca todos los meses posteriores hasta llegar el gran día, de corazón un beso enorme a todas por el empeño que ponéis en vuestro trabajo y el mimo en los detalles.
Una vez teníamos la fecha, eran muchas cosas las que organizar pero la verdad que con la finca siempre estuvimos tranquilos porque como os he escrito anteriormente ya habíamos ido a una boda y sabíamos que la comida iba a ser de 10 y que todo saldría bien (nunca imaginamos que saliera aún mejor!!), por el gran equipo de profesionales con el que contáis, empezando por las personas encargadas de la limpieza, jardinería, recepción, cocina, atención al cliente, todossss!!!
Los meses fueron pasando y en un abrir y cerrar de ojos tuvimos que elegir el menú de la boda. A la degustación acudimos con familiares, que ya nos dijeron que la comida era exquisita y que sin ninguna duda habíamos acertado eligiendo este sitio, lo que te da una tranquilidad tremenda a pocas semanas de la boda y muchas ganas de por fin disfrutar del gran día. Teníamos el postre muy claro pero no fue posible, por tema de proveedores, finalmente, después del disgusto, elegimos las fresas que fueron todo un éxito entre los comensales. El día anterior cerramos todo el tema de decoración, colocación, música, etc… Y siempre supimos que podíamos despreocuparnos totalmente porque teníais todo anotado, incluso cosas que habíamos hablado con otra comercial… trabajáis en equipo y se nota!
Llegó el gran día!! a mi llegada con el coche, Victor, Álvaro o Salvador (no me quedé muy bien con el nombre pero tenía los ojos azules! con los nervios…, perdón) estuvieron muy atentos a todo lo que los novios necesitáramos, nos iban marcando los tiempos de todo… porque aunque crees que controlas todo ese día son tantas emociones que siempre se te puede pasar algo… Nos dejamos llevar, recuerdo que Vanesa también estuvo muy pendiente de todo, una chica encantadora y muy trabajadora (la recuerdo de camarera en la boda anterior a la que fuimos) me guardó el ramo, nos trajo bebida mientras nos hicimos algunas fotos, ya en la cena nos guardaron un plato de jamón y quesos variados… porque al final saludas a mucha gente y puede que no lo hayas probado, esos pequeños detalles marcan la diferencia.
Todo el equipo memorizó y sabía quién necesitaba un menú especial (por enfermedad) y quienes estaban embarazadas (para las que pedimos un trato un poco especial llevándolas un platito de los quesos con leche pasteurizada que pudieran comer)  y así nos lo hicieron saber nuestras amigas en los días posteriores, se sintieron muy especiales con un detalle tan simple como eso y para nosotros fue aún más especial que todo lo que pedimos se hubiera llevado al pie de la letra.
Estamos de corazón FELICESSS POR HABEROS ELEGIDO, porque si de uno en uno sois buenos, en conjunto lo sois mucho más. Ese fin de semana la finca estaba completa, (flores y porches tenían boda también) y en todo momento nos sentimos los únicos, los más especiales, los mejor atendidos y que teníamos a todo el equipo a nuestra disposición para todo lo que fuera necesario. Nunca nos cruzamos con gente de otra boda, lo tenéis super bien preparado, entre separación de espacios, jardines, accesos… fue simplemente perfecto.
La cena fue exquisita, de corazón que el premio en gastronomía que tenéis se queda corto, la materia prima es de calidad, y el chef (al que conocimos personalmente en la degustación) y todo su equipo en cocina hacen un trabajo impecable. Por daros algún dato curioso quiero mencionar el caldito del coctel, todo el mundo nos dijo que estaba delicioso, que todos o casi todos repitieron porque estaba buenísimo, así que felicidades!
Hizo un día maravilloso, soleado (os enviamos algunas fotografías) y después de todo lo que está pasando ahora por el Covid19 definitivamente hemos tenido muchísima suerte en absolutamente todo. Esperamos de corazón que pronto todo vuelva a la normalidad, pero definitivamente recordamos nuestra boda como el mejor día de nuestras vidas sin duda, habiendo juntado a familiares y amigos sin restricciones ni distancias de seguridad… somos afortunados por haber podido recibir de nuestros seres queridos besos y abrazos sin límites. Porque vino gente de Portugal, Francia, Escocia, Italia… y pudieron venir, disfrutar de España y volver sin ningún tipo de problema.
Guardamos un bonito recuerdo de ese día en fotos y videos que veremos dentro de muchos años donde todo vuestro equipo tiene mucho que ver, porque si no hubiese sido por vosotros y vuestro trabajo diario no hubiese sido lo mismo. Aunque ahora se vea todo muy negro, en algún momento las bodas volverán y vosotros podréis continuar con el trabajo más bonito del mundo: HACER FELIZ A LA GENTE EN UN DÍA QUE MARCARÁ LA VIDA DE MUCHOS.

Un abrazo enorme, millones de gracias, esperamos que las fotos os gusten.

Belén y Javi

 

Si tu también quieres celebrar la boda en una fecha especial, contactanos aquí.

últimos posts